Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

lunes, 8 de febrero de 2010

El hijo del ogro


Sin conocer previamente la obra de Gregory Mardon, al abordar la lectura de El hijo del ogro se podría pensar que estamos ante una aventura épica corriente de corte medieval. En cambio, a pesar de lo que pueda sugerirnos el escenario elegido por el autor para esta novela gráfica, la época de las caballerías es sólo el telón sobre el que representar una vez más un teatro de emociones humanas y explorar los intrincados mecanismos de nuestra, a menudo, extraña mente.

Teniendo en cuenta esta premisa, no dejo por ello de animaros a la lectura de El hijo del ogro, aunque si lo que buscáis es una historia de fantasía y héroes de brillante armadura ya os adelanto que aquí no la vais a encontrar. Antes bien, de antihéroes sumidos en un carácter depresivo y amargo, seres despersonificados y sin nombre que se prestan tan sólo como el cortejo de un protagonista al que difícilmente se le puede coger apego, por más que podamos entender sus motivaciones en un momento dado, y al que seguimos de su niñez a su fin en una existencia marcada por las obsesiones sociópatas que aguijonean la rutina de sus días, acentuadas por el drama que le toca padecer en su juventud. Todo un caso clínico el de este chico, Benoit, digno de la consulta de cualquier psicoanalista contemporáneo.
¿Y esto a qué se debe? Pues os cuento:


El joven Benoit vive con su madre, una comerciante de tejidos, en una villa medieval de tantas. Desde que es un muchacho, presenta evidentes muestras de sadismo y una absorta admiración por los actos punitivos del verdugo local. Su exceso de curiosidad le hace meterse en líos; problemas que acaban derivando en una grave situación y conducen a su madre al patíbulo para ser ajusticiada ante la plaza principal del pueblo -esa misma audiencia de la que el chico había formado parte con morbosa atención en tantas ocasiones- bajo la cruel hacha del verdugo al que rinde idolatría.

Condenado a una vida errante al quedar huérfano, decide unirse a una tropa de guerreros de fortuna, a lo que sucederá una victoria militar tras otra, en las que destaca por su fiereza y su ímpetu sanguinario sobre los enemigos, otorgándole una fama que cruzará fronteras. La recompensa le llegará en forma de un periodo de apacible descanso cuando, hastiado de batallas, opte por apartar la espada. Pero los fantasmas del pasado se agazapan entre los espacios más oscuros de su alma y amenazan con volver a dominar sus actos.


El planteamiento de la narración se efectúa a modo de un trágico romance medieval con una finalidad: la de enfocar una faceta de los sentimientos humanos más ocultos y complejos. La misma sinopsis que nos avanza la editorial lo compara acertadamente con los cuentos de los Hermanos Grimm y, en verdad, tiene ese toque del trasfondo siniestro y de la sutil crudeza que se desprende de los primeros relatos de los fabulistas alemanes, amén de una conclusión redonda y sorprendente. La historia especula sobre la bestia que cualquiera podría llevar dentro, que la mayoría somos capaces de retener y sólo algunos llegan a desatar. Una reflexión sobre la inclinación a la crueldad y la violencia del ser humano, así como la capacidad de alimentar los odios interiores o de apaciguarlos.

El dibujo, en blanco y negro con escalas de grises, a menudo roza intencionadamente la fealdad para alcanzar un efecto sucio y tétrico, como el del medievo que desea retratar. Adornado con motivos decorativos y estampas que enmarcan sus viñetas y recuerdan las iluminaciones de los textos medievales, la labor gráfica de Mardon en este título reúne una lectura diáfana -no por ello fácil ni ligera- pero en todo momento profunda y evocadora (como esa especie de émulo al grito de Edvard Munch que traspasa la página con una fuerza angustiosa). Viñetas que imbuyen un estado de inquietud y desasosiego constante, dominadas por gestos y abundantes silencios, especialmente del protagonista, emplazando a que seamos los lectores quienes pongamos voz a los pensamientos que pasan por su atormentada cabeza.


Como decía al principio, estamos hasta cierto punto ante un cambio de registro de este autor francés, pues sólo supone el abandono momentáneo de una escena más cotidiana por otra que forma una periodo histórico tradicionalmente con fama de tenebroso y poco conocido. Gregory Mardon, acomodado en su carrera historietística al tema costumbrista, recurre en este cómic a otro marco para expresar en realidad las mismas sensaciones, arrebatos o mezquindades del carácter humano. Tras un breve periodo trabajando para el mundo de la animación (participó, por ejemplo, en la puesta en marcha de la versión animada sobre el personaje egipcio Papyrus, del belga De Gieter), se lanzó a una trayectoria profesional basada en la BD, con álbumes de rasgos personales e intimistas como Olas en el alma (una obra a base de notas biográficas familiares con la cual ganó el Premio de Lion -iniciativa del C.B.B.D. de Bruselas), Cycloman (junto a Charles Berberian) que, como El hijo del ogro, también constituye una incursión ambiental en otro género -el de los superhéroes, en esta ocasión- publicado en castellano por De Ponent, o Corps à corps, de la colección Aire Libre de Dupuis, formado por pequeñas historietas a lo tranches de vie.


Me ha gustado la cuidada y elegante edición con la que lo ha publicado La Cúpula, en tapa dura y papel de calidad, que ya contaba entre su catálogo con otros títulos de Gregory Mardon, a saber Lecciones de vida, Incógnito y la ya mencionada Olas en el alma. Habrá que revisarlo y echarles un ojo.

No es desdeñable este trabajo; una obra, donde la fantasía es meramente figurativa, que da voz a un autor eclipsado y relegado a la segunda fila, pero con cosas muy interesantes que contar.

12 comentarios:

Beldz dijo...

Vaya, yo me lo leí el pasado mes de enero y no me gustó. Se me hizo pesado y estuve apunto de no acabarlo. No sé, a pesar de que lo sitúa en la Edad Media, encontré demasiada violencia gratuita que no me gustó (especialmente al principio, la actitud del protagonista respecto a su madre, por ejemplo).

Tampoco tengo una opinión favorable del dibujo.

Jolan dijo...

Yo creo que el exceso de violencia viene justificado precisamente por tratarse del objeto de estudio de la obra. De ahí el carácter perverso del protagonista.

El dibujo coincido en que tiene una tendencia feísta; no es lo mejor que ha ilustrado el autor. Pero a mi el conjunto general del trabajo de G.Mardon en este título me ha convencido. No sé, me parece como poco interesante.

Saludos!

Pardi dijo...

Muy completa tu descripción del cómic... no lo he visto pero lo buscaré este viernes que me toca salir a la caza. Ya tengo varios para mirar, incluido el Gil Pupila 2 que ya está. Salu2.

Jolan dijo...

¿Ya ha salido el Gil Pupila 2? Creía que no lo tendríamos hasta fin de mes. Pues nada, a mi me toca hacer batida por las tiendas mañana, así que a ver si lo localizo! :)

Pardi dijo...

Lo he visto en el blog de Madrid cómics, ha debido salir esta semana.

Angux dijo...

Muy buena tu reseña... como siempre.
Respecto al comic, no se porqué pero tengo un tira afloja que no me deja decidirme...

Un saludo.

Jolan dijo...

Pardi:
Pues lo dicho, si mañana lo encuentro, se viene ya a casa conmigo! :)

Angux:
Es un cómic complicadillo, sí. Ya ves que hay opiniones bastante opuestas en torno suyo.

Saludos!

diego dijo...

La verdad que suena interesante! Y diferente de lo que se suele ver en este genero...Se agradece la info, Jolan!

tatiana dijo...

Hola!!!
Buen día mi nombre es Tatiana soy administradora de un directorio de webs y blogs, estuve visitando tu página y
me parece muy interesante, me gustaría contar con ella en mi directorio, si así lo deseas no dudes en escribirme
a ta.chang@hotmail.com
Un beso. Saludos.

oenlao dijo...

a mi los dibujos me gustan y la epoca, si pudera lo compraria

Fito dijo...

A mí me encantó. Prácticamente suelo entrar en mi librería habitual y cojo todo lo que tenga tinte fantástico y medieval. Por ello compré "El hijo del Ogro", sin conocer al igual que tú nada de Gregory Mardon. Me encantó su formato, y los dibujos. Creo que son una alegoría pictórica retorcida del Príncipe Valiente de Foster, además de los homenajes al arte moderno.
Sin embargo, he de decir que a mí, sí me pareció una obra épica, sólo que ésta vez el protagonista no es el héroe típico de alineamiento legal. Ésta vez se trata de un perturbado, que alcaza el poder y la gloria con la misma o mayor facilidad que los héroes clásicos, no creo que se trate de un anti-héroe. El autor muestra una violencia nada gratuíta, para mostrarnos la brutalidad con la que crece el protagonista, y que justifica de cierta manera su forma de ser. Vamos, para mí una obra muy recomendable, y a partir de ahora habrá que vigilar más de cerca a éste autor.

Jolan dijo...

Hola Fito. Muy acertada la comparación con Príncipe Valiente como una versión deformada del héroe por excelencia del cómic caballeresco. ¡Incluso físicamente parece una parodia maligna de éste!

Bueno, la visión del protagonista como antihéroe más bien la consideré desde un punto de vista moral; si es cierto que alcanza el éxito y se colma de sus mismos frutos gracias a sus hazañas, no lo es menos que llega a ese punto a partir de una conducta muy diferente del héroe arquetípico.

Yo también estaré atento a futuros trabajos de Mardon, sin duda. Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...