Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

martes, 17 de noviembre de 2009

Por fin, Alix


La maquinaria de la operación Alix acaba de ponerse en marcha. Parece que vamos a cerrar este 2009 con un buen cúmulo de anuncios editoriales referentes a la recuperación de clásicos francobelgas de aventuras que alumbrarán a partir del año próximo. Una noticia de la que felicitarnos, sin duda. A la inminente publicación de Gil Jourdan, de Tillieux, le seguirán sucesivamente las de Johan y Pirluit, de Peyo, Yakari, de Derib y Job, y ahora el recién presentado Alix, de Jacques Martin, gracias al acuerdo de colaboración que los muchachos de “Alix, el intrépido” (web no oficial –pero como si lo fuera– sobre el personaje de Martin en España) han cerrado con la editorial belga Casterman y una distribuidora catalana.

Y en buena hora, la verdad. Porque si el aficionado español a esta sensacional obra del guionista y dibujante francés quería disfrutar de los escasos títulos que aparecieron ya hace mucho por aquí (lanzados primero por Oikos-Tau y después por Norma) tenía que recurrir a los abusivos precios que se barajaban en la segunda mano. Inexplicable situación que un clásico de la historieta europea de la calidad de Alix permaneciese aún inédito en nuestras tierras cuando los remanentes de las tímidas iniciativas anteriores se estaban pagando a precio de oro. Así que de cara a la pasividad de nuestras editoras, se produce esta esperanzadora sorpresa que nos permite soñar al fin con una edición decente de una fabulosa colección, que aún hoy lidera ventas con firmeza en Francia.

Para más detalles sobre esta noticia y la posibilidad de realizar la reserva online de los futuros álbumes, os remito a la nota de prensa redactada a tal efecto:

http://www.alixintrepido.es/docs/notaprensa20091109alix.pdf


Jacques Martin es uno de los grandes del tebeo francobelga, una figura viva del más puro estilo de la línea clara, no siempre todo lo valorado que debiera, me temo. Muy interesado en la historia y en el arte, estos son dos elementos casi omnipresentes en su trabajo para el mundo de la bande dessinée. Como autor incansable del género, estrecho colaborador en su momento del mismo Hergé (conocidas son sus aportaciones en varios números del famoso reportero Tintin) y contemporáneo de Edgar P. Jacobs y Bob de Moor, su producción es enorme y abarca varias series de temáticas similares pero ambientadas en diferentes eras históricas: así, mientras que Alix (la más popular de sus creaciones) se desarrolla en pleno periodo de la expansión romana, Keos tiene lugar en el antiguo Egipto, Orion lo hace en la Grecia clásica, Jhen en la época medieval, Loïs en la Francia del Rey Sol y Arno en la napoleónica. Claro que ninguno de estos últimos ha alcanzado la relevancia de Alix (que cuenta nada menos que con 28 números) salvo quizá Lefranc, el periodista e investigador (casi un calco físico del romano, con muchos siglos de distancia) que constituye el otro único personaje de Martin que podría hacerle sombra, pero protagonizando historietas de intriga y acción en un marco más actual.

Las aventuras de Alix entraron a formar parte de la revista Tintin en 1948 y se convirtieron, casi desde entonces, en un ejemplo de trabajo tan exhaustivamente documentado como capaz de enganchar igualmente al lector. Esta serie de ficción histórica trata sobre un joven galorromano del 50 A.C. que corre toda suerte de situaciones y encuentros junto a su amigo egipcio Enak en su deambular por las civilizaciones más florecientes del mundo antiguo. Bien es cierto que si el rigor y la fidelidad a la Historia suponen una parte muy importante de la obra, Martin concede un margen ancho a su personaje para colarse en acontecimientos, verídicos o imaginarios, de toda índole e inmiscuirse en escenarios de lo más variado, con tramas que implican un elaborado estudio de la ambientación y a la vez entretienen sobremanera por los muchos avatares que afectan al héroe. Así, tan pronto le sitúa en el Egipto faraónico, en la Babilonia mesopotámica o en la misma Roma de Julio César, como le envía a la Troya preclásica, a la China Imperial o a la Hispania de los iberos. Lejos de que esta traslación temporal y geográfica suponga un problema, insufla a la serie una mayor diversidad dentro de su planteamiento original.

El dibujo de Alix, pese al estatismo y la rigidez que a veces parece caracterizar a su protagonista, es una delicia para los sentidos (sobre todo, se dice, en los números íntegramente realizados por Martin), con el que resulta fácil recrearse en construcciones y lugares míticos, así como redescubrir a personajes legendarios o completamente reales. Aunque ya hace unos años que Jacques Martin tuvo que delegar, por razones de su avanzada edad, la labor ilustrativa a un correcto equipo de dibujantes y se limita a supervisar el guión, la serie sigue gozando de una saludable fortaleza y continuará publicándose, hemos de suponer, en tanto las ventas acompañen, por más que el sector crítico apunte una pérdida de carácter tanto a nivel narrativo como gráfico de la misma.

Los dos primeros álbumes de Alix, que aparecerán en Marzo 2010

Los docentes de hoy día no saben el excelente material didáctico desaprovechado que tienen en estos volúmenes. Una manera de aprender leyendo y cultivar el gusto por el género, que se complementa además con una obra paralela de carácter divulgativo: Los viajes de Alix, donde se hace un completo recorrido por las culturas que el héroe visita durante sus aventuras principales y de la que, paradójicamente, gracias a Glénat hemos llegado a tener publicadas aquí cuatro entregas mientras que la serie inicial permanecía aún inédita.

Pero ese hecho va a cambiar definitivamente, si nada se tuerce, por la actuación de la comunidad española aficionada a Alix. No hay más que observar su magnífica web para ser consciente del paciente y metódico trabajo que han estado llevando a cabo, el cual ha propiciado que, gracias a sus traducciones y recopilación de material diverso, esta nueva edición sea factible. La tirada será limitada, así que recomiendo a los interesados no demorar sus reservas.
¡Larga vida a Alix!

6 comentarios:

jose luis harmonies dijo...

Excelente artículo, Jolan, que espero que sirva para despertar el interés de los no conocedores de Ailx. Para los ya aficionados nos sirve de aperitivo para lo que se avecina. Un saludo.

Jolan dijo...

Gracias, Jose Luis. A ver si entre la comunidad de blogueros y demás conseguimos aunar la suficiente acogida a esta iniciativa para que la nueva edición se haga realidad. Saludos!

Nickrar_Dopi dijo...

Mmmh, interesante... hace tiempo leí unos Alix y me dejaron buena impresión. Aunque eso de reservar online... ¿no tiene más encanto comprarlos en una tienda? Aunque no me puedo quejar, algunos cómics los he conseguido vía Internet :P
Veré qué hago...

Saludos ;)

Angux dijo...

Es de justicia la edición de la serie por aquí.
También yo lo encargaré.

Gran artículo y gran trabajo de la web.

Un saludo.

Jolan dijo...

Nickrar, la cuestión es que la distribución online es lo que facilitará justamente que se pueda poner en marcha esta edición. Si al final te decantas por su compra, no dejes que ese aspecto te influya demasido. ;)

Angux, qué bien! pues parece que al final somos no pocos aficionados a Alix los que hemos decidido ir a por ellos. Presiento que la cosa saldrá bien. Ojalá sea así.

Saludos!

Pardi dijo...

Gracias por la información,me encantaba Alix y tengo 4 de los antigüos... miraré lo de pedirlo.
Salu2

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...