Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

jueves, 10 de octubre de 2013

El secreto de Kells


La industria actual de la animación está monopolizada por importantes estudios como Disney-Pixar, Dreamworks, Warner o Ghibli que, cada uno a su manera, llevan a la gran pantalla largometrajes que —la mayoría de las veces— son de grandísima calidad y nos proporcionan un alto grado de entretenimiento. Sin embargo, de vez en cuando, nadie sabe de dónde, surge de repente una cinta aislada de una productora discreta que nos asombra por su capacidad de  imaginación a base de reinventar técnicas que ya casi se habían desechado. Lo hemos visto hasta hace poco con películas como ¡Piratas! (2012), por poner un ejemplo, que recuperan el stop motion u otros efectos de similar factura para elaborar productos que aúnan las mejores virtudes de toda escuela creativa.

Con The secret of Kells (El secreto del libro de Kells, en su traducción al español) se da exactamente este caso. Nominada al Oscar como mejor película de animación y dirigida por Tomm Moore para un estudio independiente, se trata de una coproducción del año 2009 entre Irlanda, Francia y Bélgica. Pese a su exiguo presupuesto y su limitada proyección en salas, logró captar la atención del público gracias, sobre todo, a la belleza de su concepción artística y una forma de expresión de enorme simbolismo, además de gozar de un tipo de ambientación (entre celta y medieval) que a muchos nos resulta fascinante.


Brendan es un jovencísimo monje, criado en la abadía fortificada de Kells, en la Irlanda del s.IX. Bajo el mandato del abad Cellach, ante el temor a un asalto vikingo que, más pronto o más tarde, saben que acabará por llegar, los hermanos viven afanados en la construcción de un fuerte muro, descuidando el resto de ocupaciones del santo lugar, como la realización de sus grabados iluminados. Los días transcurren sin novedad hasta que una mañana llega a Kells el viejo hermano Aidan, uno de los miniaturistas más famosos que existen, procedente del monasterio de Iona, ahora destruido por los crueles hombres del norte. Bajo el hábito, porta uno de los mayores tesoros de la cristiandad: un libro de miniaturas, con filigranas a medio crear, de un primor excepcional.


Pronto la atención de Brendan, hastiado del cauteloso empeño de su tío, el abad, se vuelca hacia el mítico manuscrito buscando la compañía del afable hermano Aidan, quien le inicia en el sublime arte de la copia de códices, pues debido a su avanzada edad ya no se ve capaz de concluir el libro. Para continuar la tarea, Brendan precisa los ingredientes con los que preparar tintas únicas, así como una lente especial, por lo que tendrá que penetrar en el bosque más allá del monasterio, evitando la cólera de su tío, donde acechan peligros, seres umbríos y criaturas mágicas de la espesura. El novicio, con ayuda de una insospechada aliada, debe hacer frente a la amenaza, cada vez más próxima, de los vikingos y frenar su avance en la creencia de que la luz podrá vencer a las sombras.


Adentrándose sin prejuicios en el género histórico, pero desde un enfoque que se hace agradable a diferentes tipos de espectadores, la cinta busca en la inspiración celta (teniendo en cuenta lo ambigüo y manoseado que está el término) un gancho con el que atrapar nuestro sentido de la fantasía, a base de seducir visualmente nuestra atención. La película en sí, fotograma a fotograma, es toda una alegoría del arte de los manuscritos eclesiales decorados por monjes y amanuenses durante la Edad Media, llegando a deslumbrar como lo harían las iluminaciones sobre sus vivos grabados y códices.


Así, el espectáculo estético es una completa maravilla y viene engalanado con un rico colorido, como el de los pigmentos empleados en la confección del extraño libro acerca del cual trata el argumento. Pero la película cojea un poco en cuanto a ritmo e intensidad de la historia, con algunas partes que pueden volverse confusas y de difícil comprensión, en especial para los niños. Contemplado en su conjunto, sin embargo, la trama guarda bastante sentido, y además el film no se hace pesado debido a su corta duración (75min.)

Por si fuera poco, como cortejo del despliegue artístico, lleno de luz y detalles de color, la estupenda banda sonora de la película (obra de Bruno Coulais) supone un valor añadido con el que su creador se propone captar uno más de nuestros sentidos, el del oído. Sintonías célticas, cantos de música sacra, los redobles siniestros del asalto vikingo o melodías mágicas, como la canción de Aisling (que abre en inglés, para proseguir en lo que presumo debe de ser gaélico), también conocido como el tema del gato Pangur Ban —la mascota del hermano Aidan—, son piezas preciosas que suplementan a la perfección la sucesión de imágenes que contemplamos en la pantalla.


Otros de los estímulos para que muchos os sintáis atraídos por esta cinta de fantasía, seguramente serán también las alusiones históricas, que tienen su principal referente, como es lógico, en el misterioso libro de Kells. Si ya sólo como una hermosa fábula la película merece la pena, con el aliciente de la cita al legendario códice que refleja el título se hace más interesante, además de por hallarse ambientada en la Irlanda del año 800 que comenzaba a sufrir la entrada en escena de los temibles vikingos, representados aquí como seres monstruosos sin el menor atisbo de piedad, tal y como eran vistos por las comunidades religiosas que padecieron sus repetidos ataques.



Sobre el auténtico libro de Kells, que hoy día reposa en la biblioteca de la Trinity College de Dublín, tan sólo recordar que se trata de uno de los más bellos y valiosos tesoros del arte religioso e iconográfico del medievo, perteneciente a la misma familia que el también célebre libro de Armagh. Atribuído a San Columba (o Columkill), está escrito en latín y recoge los textos evangélicos del Nuevo Testamento, profusamente decorados con gráciles trazos y miniaturas que se entremezclan con su delicada caligrafía. El libro pudo haber estado dando saltos entre las abadías de Lindisfarne, Iona y, finalmente, Kells, tal como se muestra en la película, por temor a que cayera en manos paganas, lo cual probablemente motivaría que se encuentre inacabado. Por su parte, Kells (condado de Meath), refugio de las invasiones vikingas (aunque saqueado con frecuencia), fue un importante priorato hasta el progresivo abandono de la población cercana durante el periodo de las grandes hambrunas irlandesas. Del monasterio primitivo, ya en ruinas, se conserva entre otras estructuras la característica torre circular que aparece en más de un plano durante el film. Por cierto, que ando detrás de algún tratado divulgativo, ligero pero riguroso a la vez, sobre el libro de Kells... así que se admiten sugerencias.



Mientras os dejo con el trailer de la película, os animo a no perderos esta apacible obra de la animación actual, pero con herramientas y recursos (como el 2D) del siglo pasado, que demuestra los buenos resultados que aún hoy se pueden obtener sin invocar al derroche de la técnica. Si encima os gustan los diseños mitológicos y celtas (deidades irlandesas como Crom Cruach se insinúan de rondón), tenéis una doble razón para verla; mejor todavía si es en versión original subtitulada. Quizá os preguntéis si es una proyección que pueda encandilar a niños tanto como a los adultos... Como dije antes, puede revelarse algo compleja para los más pequeños, pero yo os sugiero que se la pongáis, ya que en mi opinión no todo van a ser las comerciales superproducciones de la Disney, ¿no?

Calificación:

18 comentarios:

Dimitri dijo...

Felicidades por la reseña, muy elaborada y esclarecedora.

La verdad es que viendo la animación y los dibujos no parece del siglo XXI, quizá por eso que comentas que nos hemos habituado a las producciones de Disney o Dreamworks, pero los colores son una pasada.

Desconocía la historia del manuscrito de Kell y parece muy interesante.

Saludos Jolan.

Cyllan dijo...

Tuve la suerte de disfrutarla en pantalla grande en su estreno y es una obra que me dejó poso. La recomiendo siempre igual que tú.
Por supuesto que no todo es Disney, pues anda que no hay animación de todas partes del mundo para alimentar a los amantes de la misma.

Jolan dijo...

Gracias, Dimitri. Tal vez sea precisamente esa estética de animación del siglo pasado lo que le termina de dar el toque de encanto a la película. En mi opinión, este estilo no está para nada reñido con el de las productoras tipo Pixar.

Sí, la historia que rodea al Libro de Kells es muy interesante. Por eso quiero hacerme con algún manual sobre el tema.

Cyllan: En pantalla de cine tiene que ser doblemente espectacular. ¡Si es que a veces nos obcecamos con 3D's y mil historias, y en realidad ni es necesario! :)

¡Saludos!

Beldz dijo...

Una reseña estupenda, Jolan. Ya comentamos un poco en Twitter lo recomendable que es esta película. Su apartado gráfico, como bien dices, es espectacular. Me han entrado ganas de volver a verla :)

Por cierto, de libros ya te recomendé aquel en inglés. Si alguna vez encuentras otro más interesante, o incluso en castellano, ya me avisarás ;)

Pedro Camello dijo...

Gran película, el diseño de producción es brutal. Además, es animaciòn 2D, lo que la pone directamente por encima de cualquier producción de hoy en día en cuanto a interés y encanto. La disfruté mucho en su día...

Jolan dijo...

Gracias, Beldz. Fue precisamente al verla de nuevo cuando decidí que la peli se merecía unas palabras que aún no le había dedicado.

Lo tenía marcado como favorito, pero no he localizado el tweet en cuestión. ¿Era el Lindisfarne Gospels, verdad? Me gustaría encontrar algo en español, pero si no doy con ninguno acabaré recurriendo al inglés, que seguro que habrá más oferta sobre este tema que en nuestra lengua.

Buenas Pedro.
Pues sí, que esté hecha en 2D casi como que le da un punto artesanal al desarrollo artístico de la película. No estaría mal encontrarse más pelis que siguieran esta tendencia...

¡Saludos!

Beldz dijo...

Jolan, el de Lindisfarne es otro. Busca en Amazon este libro: "The Book of Kells: An Illustrated Introduction to the Manuscript in Trinity College Dublin". El autor es Bernard Meehan.

A mí me gusta mucho y tiene unas ilustraciones preciosas. Además, está bien de precio :)

Jolan dijo...

Tienes razón, Beldz. Gracias por apuntarme el título aquí; lo tendré en cuenta porque tengo que hacer un próximo pedido en Amazon de libros en inglés, uno de ellos de esa misma editorial, de hecho (si no lo hago en este, que va algo cargado, será en un siguiente pedido). Tiene pinta de ser de lo mejor que se puede encontrar ahora mismo sobre la materia, con la reproducción de muchas láminas del libro, por lo que veo.

Mil gracias! ;)

Hammer Pain dijo...

Hola amigo!! dado que tu blog me ha encantado y para premiar tu enorme trabajo te he concedido el premio Liebster Blog Award. Puedes pasarte por mi blog para consultarlo:

http://donde-los-valientes-viven-eternamente.blogspot.com.es/2013/10/premio-liebster-blog-award-que-me-han.html

Un saludo y enhorabuena!! sigue así!!!

Jolan dijo...

¡Muchas gracias, Hammer Pain!
Siempre es un placer recibir premios blogueros (¡es el 4º Liebster que me conceden, uou!), y más siendo este un website tan modesto y sencillito.

Luego subiré el galardón a mi particular hall of fame y me paso por tu blog para responder a las preguntas planteadas. De nuevo, gracias. ;)

Un abrazo.

Fawn dijo...

Qué gran reseña, Jolan! A mí me fascinó la animación de esta película, de la historia no puedo decir lo mismo: me gustó mucho la primera parte pero la segunda no me convenció tanto :(

Muy feliz semana cargada de sueños cumplidos!

Jolan dijo...

El enfoque del argumento puede hacerse algo raro, es verdad, Fawn. En cualquier caso, creo que los aspectos positivos de la cinta destacan por encima de sus carencias.

Saludos y buena semana! ;)

chesus dijo...

Sin haber visto la películ, a mi sí me invita a verla, porque hoy por hoy la mayoría de las películas de animación parecen todas hechas con el mismo patrón. Esa de los caracoles, la de los aviones, en fin...

Raistlin dijo...

Tiene un estilo de animación francamente curioso, es verdad. Me ha resultado interesante lo que comentas de ella, así que me la apunto para ver, que no la conocía :D

¡Un saludo!

Jolan dijo...

Chesus:
Es cierto, se echa en falta algo más de originalidad (como has dicho: Cars, Aviones, etc.) y menos segundas/terceras partes que no aportan gran cosa(por ejemplo, Gru). Por eso el argumento de esta peli es un punto a favor.

Raistlin:
Como me consta, por tus reseñas, que valoras mucho otros estilos de animación que se salen de lo típico, seguro que esta te resultará interesante, como poco.

¡Saludos!

Contando Dragones dijo...

La verdad es que tiene muy buena pinta, y si encima supone una innovación respecto a lo típico que solemos ver (Disney, Ghibli y demás), gana aún más punto.

La apunto a mi lista de pendientes, gracias por la reseña ;)

Ramón Merino Collado dijo...

Hay mucho simbolismo moderno en las imágenes; el arte céltico está muy presente pero también, por ejemplo, los lienzos de Klimt. Y aunque tus palabras, Carlos, como siempre son de diez, dicen que una imagen vale más que mil palabras y lo cierto es que sobre todo me han enamorado los fotogramas que has colgado para convencernos.

Un abrazo muy fuerte.

Jolan dijo...

¡Hola Ramón! ¡No lo había pensado, pero qué buena la comparación con Gustav Klimt! Es una referencia gráfica muy acertada. Me alegra que las imágenes te hayan motivado para echarle un ojo a la película.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...