Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

martes, 4 de octubre de 2011

De paseo por Bergues (con Jérôme)

La última etapa de estas pasadas vacaciones la he dedicado a recorrer una de las zonas de Francia que, de hecho, hasta hace pocos años pasaba bastante desapercibida entre los itinerarios turísticos del país: el Nord-Pas de Calais (Norte-Paso de Calais). Región limítrofe con Bélgica y que, incluso para nuestros vecinos galos, padecía de cierta impopularidad provinciana hasta que el film de Dany Boon, Bienvenidos al norte (Bienvenue chez les Ch'tis), la rescató un poco de su injusto e inmerecido ostracismo.

Una película por cierto que, si no la habéis visto, os recomiendo desde este momento, pues aunque exagera en gran medida los tópicos asociados a este territorio, describe con humor y enorme simpatía algunas de las peculiaridades intrínsecas a sus habitantes, en especial su hospitalidad para con los forasteros.

Así pues tengo fresco en la memoria las visitas a monumentales y pintorescos pueblos y ciudades del frío norte francés: Arras, Lille, Béthune, Boulogne-sur-Mer... pero si debo señalar un sitio curioso y de agradable recorrido, este bien podría ser Bergues, justamente el pueblecito donde transcurre la mayor parte del rodaje de la película dirigida por Boon, del cual me apetece dejar por aquí un pequeño recuerdo fotográfico.

El lugar cuenta además con el honor de ser ciudad natal de uno de los personajes ficticios de cómic cuyas aventuras más me he aficionado a leer en los últimos meses: Jérôme K. J. Bloche (de reciente publicación en España por Kraken, tras la antaño interrumpida tirada de Anaya), cuyo autor precisamente también procede de la misma región: Alain Dodier es natural de Dunkerque, el gran puerto industrial de Francia, a tan sólo 10km. de este pequeño municipio.



La puerta de Cassel es uno de los accesos principales a Bergues, aunque la que Jérôme toma a su llegada en la plancha de arriba probablemente sea la de Bierne. Un pequeño canal, como el que se observa, atraviesa la villa y la une a Dunkerque.

En el tercer álbum de las aventuras de J. K. J. Bloche (Así en la vida como en la muerte), el joven detective se dirige a Bergues para visitar a su familia, sus tíos y su abuela, quienes le han criado desde su más tierna infancia, donde de paso resolverá uno de sus truculentos casos, como siempre con sus estrafalarios métodos y su rara forma de investigar. En esta entrada podéis ver algunas planchas que retratan múltiples estampas reconocibles del lluvioso y encantador pueblecito francés, y varias fotos de mi visita.




Los beffroi, o campanarios, son torreones de carácter civil comunes de Flandes y del nordeste francés, levantados por la floreciente burguesía en contraposición al poder religioso. El de Bergues, fielmente reconstruido en 1961 tras ser dinamitado por las tropas alemanas en la primera guerra mundial, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto a otros tantos de la comarca.






Algunas escenas de la aventura de Jérôme que tienen al beffroi como testigo. Debajo, las características casitas en piedra de Bergues y del norte en general.




La Primera Guerra Mundial dejó una profunda y dolorosa huella en la región y sus habitantes. Casi cualquier población cuenta con un pequeño -o gran- memorial para rendir homenaje a sus caídos. Bergues no es una excepción de esta triste circunstancia.



A pocos metros del beffroi se alza la iglesia de San Martin, mientras que en las inmediaciones se encuentran los vestigios de la antigua abadía de San Winoc (entre cuyos asolados muros Jérôme pasea su pertinaz resfriado), de la que subsiste su torre cuadrada del s. XII.



Persiguiendo a un sospechoso, nuestro singular detective indaga asimismo en las murallas de la ciudad, que con sus 5.300 m. de trazado medieval rodean el área histórica de Bergues.


Y para terminar, no debemos omitir algunas de las tradiciones más peculiares de la zona, entre las que destacan sus procesiones con gigantes de mimbre (como este de la foto, que descansaba tan tranquilo junto a las puertas de la alcaldía), y la degustación de los productos de la tierra: el inconfundible queso Maroilles, o las fricadelles y las frites (salchichas con patatas), por citar algunos, que se venden habitualmente en las barracas de las principales plazas.






El éxito de Bienvenidos al norte originó la creación del álbum de la película, adaptado por Pierre Veys (autor ch'ti de nacimiento) con el dibujo de Frédéric Coicault, editado por Delcourt. Por si alguien quiere acompañar la peli con la lectura de una BD.


Si en algún momento pasáis cerca de allí, no dejéis de intentar una fugaz escapada para saborear el típico ambiente norteño de esta alejada región francesa. Merece la pena hacerlo, aunque como bien decía Michel Galabru: "¡Es el noooorte!"

6 comentarios:

Mr. Gibson dijo...

No conozco la zona pero la pelicula me hizo pasar un rato divertido.
Buen trabajo mostrando las fotos originales con los escenarios del cómic.

Nickrar_Dopi dijo...

Oh, de vacaciones por Francia :D ¡Espero que te lo hayas pasado bien! Tiene pinta de ser un sitio bonito, y debe ser divertido ir a escenarios que has visto representados en cómics...

Por cierto, ¿han sacado más cómics de Jerôme? Yo me leí dos... ¡en la biblioteca, cuando iba al colegio! Supongo que serían de la editorial anterior a la que se encarga ahora... Me quedé con ganas de leer más sobre este personaje, le echaré un vistazo en cuanto pueda...

Saludos ;)

Jolan dijo...

Pues Anaya sacó hasta 5, Nickar. Pero la edición original cuenta con 22 álbumes. Kraken ha empezado a publicarlos, agrupándolos en integrales de dos, pero es una editorial tan imprecisa que uno no sabe muy bien si la colección llegará lejos con ellos. Si al final se atascan, acabaré recurriendo a la edición en francés y punto, porque la serie es definitivamente muy recomendable.

Saludos.

Pardi dijo...

Muy buenas las fotos y comparaciones con los dibujos. La película es de las más divertidas que he visto.Luego sacaron Bienvenidos al Sur que también es muy buena y está ambientada en Italia

Beldz dijo...

¡Excelente entrada, Jolan! Ahora ya conozco un poquito más sobre esa región francesa.

Me han encantado esas casitas típicas del norte. Y los beffroi son muy bonitos también.

¿Vas a hacer más entradas de este tipo? :D

Jolan dijo...

Gracias, Beldz. ¡Claro que sí, yo encantado, siempre que os gusten! De hecho voy a pasar este puente en Toulouse y quiero aprovechar para visitar los alrededores y, en la medida que esos 3-4 días me lo permitan, dar un primer paso en la ruta de los castillos cátaros; un proyecto largamente deseado. Ya os contaré más por aquí.

La arquitectura del norte es preciosa. En cuanto a los beffroi, son todo un símbolo con una historia muy importante detrás. Después de visitar no pocas de estas curiosas torres comunales, he estado leyendo e informándome más sobre ellas, y el tema es la mar de interesante. Aquí sólo menciono la de Bergues, pero casi toda ciudad de importancia menor en la región cuenta con su beffroi. Te animo a buscar info sobre ellos y lo comentamos en tu Young Knight Travel! ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...