Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

viernes, 7 de enero de 2011

Airbender, el último guerrero


Tenía ganas de ver la última producción de M. Night Shyamalan en su incursión más plena dentro del campo de la fantasía, y ya que hace unas semanas se encuentra disponible en alquiler para DVD, he podido hacerlo. Si la evolución del director de origen hindú ha sido un poco extraña debido sobre todo a que sus películas más recientes, El bosque (2004), La joven del agua (2006) o El incidente (2008), no acabaron por cuajar entre el público tras sus laureados comienzos, la verdad es que lo que hace este tipo siempre tiene algo de especial y, de hecho, hay que reconocer que posee cierta capacidad para captar audiencias cada vez que se estrena uno de sus trabajos.

'Airbender, el último guerrero' es un film basado en la popular Avatar: The leged of Aang, the last Airbender del canal Nickelodeon. Serie de animación de gran calidad y por lo visto sin desperdicio y sí abundantes fans, aunque confieso que no había oído hablar de ella hasta tener conocimiento de la película y no sé con seguridad si se ha llegado a emitir aquí (creo que la autonómica catalana sí lo ha hecho). Compuesta de tres temporadas, Shyamalan se ha encargado de producir la versión cinematográfica de la primera de ellas, pero es de esperar que se convierta en una trilogía. No estoy tan seguro de que esto suceda, porque si bien la serie animada tiene, como decía, gran aceptación, la película ha padecido una crítica despiadada.

Avanzo un poco de qué trata la serie y su primera parte contenida en la cinta. Ambas nos trasladan a un mundo fabuloso bajo el control de cuatro estados, gobernados por los representantes de los correspondientes elementos naturales. Los Nómadas del Aire, la Tribu del Agua, el Reino de la Tierra y la Nación del Fuego conviven en armonía gracias al nexo de unión que constituye la figura del Avatar, quien domina los cuatro elementos y se reencarna una generación tras otra inicialmente como integrante de una de las tribus. El Avatar es el único que tiene contacto con el plano espiritual y vela por el equilibrio entre los diferentes pueblos. Pero la desaparición del último Avatar, nacido como maestro del Aire, ha originado que la Nación del Fuego iniciara una guerra para imponerse sobre el resto de los elementos, eliminando o subyugando a sus practicantes.

Cien años después de que la mayor parte del mundo haya caído bajo la conquista del Fuego, dos hermanos de la Tribu del Agua del Sur descubren accidentalmente a Aang, un niño al que todas las señales apuntan como el Avatar y último Maestro del Aire, que se mantenía aprisionado en un iceberg de la región. Las sospechas se confirman cuando el príncipe Zuko de la Nación del Fuego, que trata de recuperar el favor de su padre, inicia la persecución del pequeño maestro. Comienza entonces una carrera hacia el norte en la que los hermanos Katara y Sokka acompañan a Aang con la idea de que pueda anunciar su regreso, completar el aprendizaje de los elementos y restablecer la paz perdida.


El planteamiento de la serie, y por ende de la película, aunque no resulte tremendamente original es sin duda interesante. Siempre ha atraído mi atención las obras épicas que manejan la faceta fantástica de la magia elemental, que aquí se ve aderezada con la intervención de las artes marciales y un toque de espiritualidad. En ese sentido, todo bien. Pero la cinta falla a la hora de desarrollar la trama, de alcanzar un ritmo uniforme y de ciertos puntos a nivel técnico e interpretativo, que no impiden que resulte entretenida pero al mismo tiempo la limitan para pasar de ahí.

Veamos, hay cosas que realmente merece la pena destacar de los 103 minutos de duración, que realmente a mí no se me llegaron a hacer pesados. En el plano visual, creo que se puede considerar una película muy correcta, a la altura de otras famosas producciones del género, si bien esperaba mucha más presencia del uso de los elementos naturales y, sobre todo, de una forma más dinámica. Personalmente me encantaron los paisajes fantásticos y ciudades que recorren los personajes en su camino (a destacar los templos del Aire y la espectacular ciudad del Agua del Norte), así como un surtido propio de criaturas imaginarias, como el bisonte 'todoterreno' de Aang, los lagartos de los ejércitos del fuego que participan en el asedio, o el murciélago-lémur, por ejemplo. Los efectos especiales, la escenografía, el vestuario y la banda sonora también salvan la papeleta con creces, acordes a un presupuesto millonario, hay que decirlo. Lo curioso es que, a pesar de todo esto, tengo entendido que el visionado en 3D que se ofrecía en las salas de cine era, en esta ocasión, totalmente prescindible (eso evidencia que la imposición del 3D en el cine de aventuras puede estar de más y a veces sólo justifica un motivo para engordar el precio de la entrada).


Interesante también, aunque aparentemente poco fiel y desencaminada como adaptación de la serie, la manera de dividir a las distintas tribus en etnias en función del dominio de un elemento u otro (salvando incoherencias raciales tales como que la pareja de hermanos pertenezca a un clan de fisonomía esquimal y ellos justamente no lo sean). Parece una bobada, pero la idea es razonable y ayuda a marcar las diferencias culturales de los pueblos presentados: los maestros de la tierra como asiáticos, los del aire como monjes budistas, etc. Por otra parte, la acción se despliega en buena cantidad de escenas (con elaboradas coreografías de lucha, pese al rollito tai-chi que inspiran), sin llegar a aburrir ocupando demasiados minutos, aunque a veces sí resulta un poco confusa. Hay aspectos de cada cultura elemental que no quedan del todo explicados (sírvanse de la web oficial para completarlos), pero hay que ser razonables con la capacidad de condensación que requiere una producción de poco más de hora y media sobre una temporada entera de veinte capítulos.


Sin embargo, algo no acaba de encajar en esta película, que desde luego no se va a situar en los primeros puestos de la filmografía de su director. Cuando uno oye hablar del señor Shyamalan se espera giros inquietantes y sorpresas argumentales. Y, a pesar de que la ambientación elegida no se prestara demasiado esta vez a ese efecto, en Airbender no hay sorpresas, no hay conejo en la chistera (con excepción quizás de la escena final que emplaza a su continuación) y la impresión general que se desprende de ella es la del tufillo a algo muy visto. Una pena, si ponderamos que con el precedente de las mismas ideas que contiene la exitosa serie animada, se podría haber obtenido un producto mucho más apreciable y no simplemente entretenido.

Para empezar, uno de los puntos más flojos yace en la interpretación, llevada a cabo por actores amateur en los roles protagonistas. El trío que sostiene el peso de la misma, formado por Aang (Noah Ringer), y los hermanos del agua, Katara (Nicola Peltz) y Sokka (Jackson Rathbone) deja mucho que desear; carentes de gracia e impersonales en su actuación, muestran muy poca sintonía entre sí. Si a esto le unimos un doblaje al español de sus papeles absolutamente deleznable, la apreciación va a peor (de siempre se valora mucho la labor de nuestros dobladores, pero en el caso de los críos a mi me parece que últimamente es desastrosa; -de hecho, de saberlo, la habría visto en versión original). Cada vez que un grupo de niños lleva la voz cantante en una película de fantasía me dan escalofríos, pero éstos -salvo acaso el que hace del Avatar- se supone que ya están creciditos y podrían haberse lucido algo más. Por desgracia, el desacertado casting lastra mucho el buen funcionamiento del film y la conexión con el espectador, ya que su nulo carisma delata unos diálogos de por si bastante sencillos. Únicamente se salva Dev Patel, el príncipe del fuego en el exilio obsesionado con recuperar su honor, que tampoco es que esté brillante (desde luego, lejos de la desenvoltura que ejercía en Slumdog Millionaire) pero resulta mucho más creíble, con más garra que sus compañeros, y al menos realiza el único emocionado diálogo a lo largo del metraje. También el actor que hace del General Iroh, tío y mentor del príncipe Zuko, defiende una de las interpretaciones más significativas.


Otros puntos más bien flojitos son un montaje muy regular, con el paso de unas escenas a otras un tanto brusco, el mensaje ecológico y espiritual que no termina de calar y, en definitiva, la adaptación del guión a un tono básico, y hasta pueril por momentos, que demuestran que tal vez este no sea el medio más apropiado para un cineasta con fama de incomprendido al que un amplio sector de su público habitual no le va a perdonar haberse zambullido de cabeza en la corriente comercial. ¿Tal vez la calificación de la crítica hubiera sido menos voraz bajo una dirección artítistica diferente? El caso es que mi impresión final es la de un producto que podría haber tirado de una gran ambientación y que se ha quedado desaprovechado. Para mayor desgracia, tuvo la mala suerte de su cercanía temporal con el Avatar de James Cameron y el cambio del título no ha conseguido evitar el grado de coincidencia del término común para el público menos familiarizado con el vocabulario fantástico.

Con todo, creo que el film me ha incitado a decantarme hacia la serie de animación (si es que es posible conseguirla de algún modo), que promete ser mucho más jugosa y donde la acción no se verá sometida a la desgana y falta de emotividad interpretativa. Algunas obras realizadas bajo el formato animado puede que no tengan ninguna necesidad de pasar a la gran pantalla. En fin, la segunda parte de esta película, si es que llegara a haberla, probablemente no irá más allá de ser objeto de alquiler de videoclub (una vez más).

9 comentarios:

iluvatar dijo...

Yo la serie me la vi hace un año y me gusto muchisimo, la pelicula ni me ha tentado todavia.

Loren dijo...

Pues estoy de acuerdo en todo lo que has dicho, Jolan, también lo plasmé así en mi crítica. Cuando vi la película me pasó lo mismo, es más, no sabía que la película no tuviera un final definido, para una segunda parte, la cual creo que no llegará como le ha pasado a "La Brújula Dorada" u otra más que no recuerdo.

Una pena que Shyalaman no haya conseguido algo mejor con esta cinta, porque material había para ello.

Jolan dijo...

Iluvatar:
Pues con la serie creo que tienes bastante. Igual ver la peli sólo te serviría para empañar el buen recuerdo que guardas de los dibujos.

Loren:
Fíjate, no había leído tu reseña en su momento (porque recuerdo que tuve la película en el punto de mira para ir a verla al cine, aunque finalmente ya ves que no fue así) y me he sorprendido de que coincidimos de pleno en nuestra opinión!

Tanto en el reparto, del que ambos destacamos al príncipe Zuko y su tío, como en lo que nos mola la magia elemental y lo desaprovechados que han quedado muchos aspectos del film de todo lo que se podría haber exprimido de la serie. Eso es sintonía entre aficionados al fantástico! :D

Efectivamente no veo yo tampoco a Shyamalan haciendo una segunda parte, quizá si la hay sea dirigida por otra persona, ya veremos...

Ah, y a mí dentro de lo que cabe 'El bosque' me gustó. Recuerdo que salí del cine en su día con una sensación de fiasco, pero luego la volví a ver tranquilamente y, si uno no se traiciona respecto de lo que nunca se anunció como peli de terror, la idea en el fondo es muy buena.


Saludos ;)

Cyllan dijo...

De acuerdo en la metedura de pata de Shyamalan, yo creo que es un cero la película, sobre todo por el montaje de aficionado y por las interpretaciones malísimas. Le hice una crítica pésima en mi blog. La serie de animación (que comentaré en el blog de niños) está mucho mejor. Mis hijos la están viendo ahora y están como locos con ella. Tiene la coherencia y gracia que no tiene la peli por ningun lado.

Beldz dijo...

Pues a mí sí que me hacía gracia ver la película, principalmente por haber visto la serie de animación (sí, Jolan, la dieron en la autonómica catalana).

Nunca he visto una película de Shyamalan, pero el hombre siempre tiene unas críticas bastante despiadadas, ¿no? Y por lo que he leído, algunas no están nada mal.

Loren dijo...

Pues Beldz, si no has visto ninguna peli de Shyalaman aún, te recomiendo que veas El Protegido (una historia de superhéroes, vaya, y salen cómics). También me gustó bastante La Joven del Agua, un cuento de hadas en la vida moderna.

Las que menos me gustan curiosamente, son El Incidente (su penúltima peli) y El Sexto Sentido (a todo el mundo le chifla, y una vez conocida la sorpresa, para mi pierde toda su gracia). Las que más, curiosamente El Protegido y El Bosque, aunque Señales también me gusta. Precisamente lo que dice Jolan arriba, El Bosque tuvo una pésima publicidad (cuando fui a verla de estreno, la sala era un auténtico caos, la gente burlándose a gritos, y yéndose en manada, alucinante), y a mi es una de las pelis que no me cansaré de ver. Creo que hay que encontrarle el punto y olvidarte de cualquier comentario o referencia.

Eso sí, las bandas sonoras de James Newton Howard se salen.

Pues fíjate Jolan, hemos coincidido de pleno, es verdad. :D

Jolan dijo...

Cyllan:
Avísame cuando hagas la reseña sobre la serie de animación, que me interesaría saber más sobre ella.

Beldz:
Al igual que Loren, te recomiendo que le eches un vistazo a la filmografía de Shyamalan; tiene títulos buenos.

Loren:
Justamente 'El Protegido' y 'La joven del agua' son las que me faltan por ver, y por lo que comentas... ¡ya estoy tardando en hacerlo! Trataré de alquilarlas pronto.

'El sexto sentido' es estupenda si se ve sin tener ni idea de que trata (cosa difícil hoy día). Pero no aguanta más de una segunda visión para atar cabos, porque efectivamente, sin el factor sorpresa ya pierde bastante. En cuanto a 'El bosque': una gran peli, incomprendida por muchos.


Saludos a tod@s! ;)

Beldz dijo...

Anda, la de Señales la he visto, pero no recordaba que era de Shyamalan. A mí me gustó bastante, entretenida. A ver si algún día veo sus otras películas :)

Camila dijo...

Me interesa ver diversas películas de acción y me encanta el cine. Si bien en el último tiempo no pude dedicarme tanto como me gustaría porque estuve buscando en Zukbox departamento para mudarme con mi familia, espero poder ir próximamente a ver mas películas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...