Una web de opinión sobre el género fantástico y de aventuras en todos sus medios.

viernes, 12 de agosto de 2011

La Búsqueda del Grial I: El castillo de las sombras


Antes que cualquier otra cosa que pudiera decir, para mí hablar de la serie La Búsqueda del Grial es apelar al factor nostálgico y a recuerdos de mucho atrás, en los que pasar tardes enteras de sábado con un libro, un lápiz y un par de dados en la mano era corriente aún entre los chavales de nuestra edad. Y es que esta colección de librojuegos, y en concreto su primer número –El Castillo de las Sombras– fue uno de los primeros representantes "serios" del género interactivo que cayó en mis manos (o más bien en las de mi hermano y que posteriormente yo heredaría) durante mis años mozos, antes incluso de conocer otras sagas tan emblemáticas como fueron Lobo Solitario o Lucha-Ficción, también pertenecientes a la añorada editorial Altea. Después de dar tumbos entre los Elige tu propia aventura o los Dungeons&Dragons, Aventura sin Fin y otras series más elementales, lo normal era, siguiendo una especie de evolución de complejidad que iba con la edad, acabar cayendo en los míticos títulos de la desaparecida Altea, fácilmente reconocibles por sus lomos de colores: rojo para Lucha-Ficción, verde para Lobo Solitario, amarillo en Brujos y Guerreros, marrón en el caso de La Búsqueda del Grial.

Merlín, nuestro preceptor para la aventura

Hagamos un poco de historia para quien no sepa sobre qué estoy divagando. La Búsqueda del Grial es una colección de librojuegos, ambientada en una disparatada versión de los tiempos del Rey Arturo, compuesta por 8 volúmenes publicados por Altea entre 1985 y 1990. En ellos encarnas a un muchacho, un poco atontado, llamado Pip, al que se le encomiendan misiones, a cual más difícil y delirante, bajo la tutela del mago Merlín. Lejos del sentido de la épica que pudiera inspirar el nombre de la serie, en ella predominaba un tono humorístico muy afilado y estaba impregnada de un ánimo de burla condescendiente hacia los mismos librojuegos, que constituían un fenómeno en auge por entonces. A modo de un Cervantes, como remedo de las novelas de caballería de época, su autor, J.H. (Herbie) Brennan, realiza una parodia inteligente y divertida sobre el género que cautivaba a tantos lectores en esos momentos, sin descuidar por ello ni un minuto la atención a la jugabilidad y el esparcimiento que ofrecía el contenido de estos libros, conjunto embellecido por las pletóricas ilustraciones de John Higgins.

Esta formidable aleación entre la caricatura y el libro lúdico, antecesor del rol, sólo fue posible gracias a la mentalidad excéntrica y la ingeniosa lucidez del irlandés J.H. Brennan, prolífico autor de obras sobre ciencias ocultas, esoterismo y ficción para todos los públicos. Algunos de sus trabajos han llegado a convertirse en best-sellers; publicaciones tan dispares como El Reich Oculto (donde investiga algunas de las teorías más insólitas del misticismo Nazi) o la trilogía fantástica Faerie Wars, editada en español por la editorial Salamandra. Como creador de librojuegos, con La Búsqueda del Grial (GrailQuest) obtuvo un rotundo éxito, siendo traducido a un buen puñado de idiomas y llegando a colocar millones de copias en el mercado; aunque también ha escrito la menos conocida Demonspawn, serie de cuatro entregas (aparecida aquí como Los Engendros del Demonio, gracias a Alianza Editorial) ya de un carácter más fiel a lo que es un librojuego clásico. Pero no os dejéis engañar por el gesto ingenuo de este septuagenario y los solventes datos que acompañan al fruto de su producción literaria; el tipo es un cachondo de mucho cuidado y –a la manera de un psicólogo un poco tarado– un gran conocedor de las distintas clases de lectores que se acercan a su obra. Sólo así se explica que sea capaz de concebir desde tratados en los que afirma que Hitler era un nigromante, a sagas fantásticas en un país de las hadas, o series, como esta que nos ocupa, en las que establece una clara complicidad y constantes guiños con el lector-jugador.

¡Ay, madre... apenas ha comenzado tu misión y ya te estás metiendo en problemas con el tipo más chungo del pueblo, el soez Jake!

De La Búsqueda del Grial se ha dicho, además de criticársele una cierta carencia de la épica, que su sentido del humor era absurdo e infantil, que eran libros de desarrollo simple y para niños, que no hacían gracia. Nada más lejos de la realidad. Desde luego, para quien lo aborde con un pensamiento quizás más rolero, sin verse libre de prejuicios, puede que no le resulten ni pizca de graciosos los comentarios que Brennan –por boca de Merlín– introduce de continuo en la aventura, y el conjunto le acabe pareciendo decepcionante. Pero la verdad es que yo soy de los que opinan que nuestra mente de tierno infante no era capaz de captar el agudo grado de ironía que salpica su texto y las socarronas intenciones de Herbie de quedarse un poco con todos nosotros y tomarnos hasta cierto punto el pelo, en el buen sentido. Hacía falta ser adulto, o eso he comprobado cada vez más en relecturas posteriores, para aprehender la mordacidad que se nos escapaba a los 12 años, cuando lo que más nos interesaba era el resultado de los combates, los monstruos que batíamos y los hallazgos que atesorábamos en nuestro inventario. Ahora, y entonces, siempre he dicho que esta colección es de lo mejorcito en su género tanto por su faceta más clásica de juego como por su doble lectura.

Merlín te muestra un dibujo de tu enemigo: Ansalom

También en su estructura la serie difiere de lo que solemos ver en otros ejemplos dentro de este mundillo. El punto de partida no puede ser más curioso y original: el libro que tenemos en nuestras manos es en realidad un complicado hechizo creado por Merlín para trasladar tu espíritu al cuerpo de un chico llamado Pip en la época del Rey Arturo, de quien es fiel consejero. Enseguida comprobamos que el bueno de Merlín está chiflado (es fácil asumir en su figura al propio autor, que por medio del mago nos facilita las indicaciones necesarias para movernos en el extraño y mágico mundo al que nos ha traído). Como el libro está supuestamente escrito por Merlín (el sortilegio se desarrolla a medida que leemos y avanzamos por sus secciones), es frecuente que éste influya en los actos del personaje cuyo control asumimos, a través de esas intervenciones conversacionales, a menudo jocosas, que decíamos antes pueden llegar a sacarte de quicio o provocar que te partas de la risa. Adicionalmente hay que decir que la saga está muy bien escrita y se aprecia un tono mucho más "literario" que el acostumbrado en lo que a librojuegos se refiere. Ese es el motivo, posiblemente, de que sus volúmenes contengan un número de secciones bastante inferior a lo habitual, al estar más elaboradas y permitirse exponer la situación y aportar descripciones de forma mucho más detallada. Además, contiene un abultado prólogo, que casi siempre rezuma una ambientación increible y está hábilmente enlazado con el comienzo de la aventura, y un epílogo (siempre titulado El triunfo de Pip como colofón al éxito de nuestra misión en cada entrega, a diferencia de la precipitación con que frecuentemente se cierran muchos librojuegos).

Un corpulento macero, revestido de su cota de mallas, te está buscando

Pero no quisiera extenderme más en otros aspectos de la saga sin antes centrarme un poco en el volumen que la inaugura, como primer post de una serie de entradas destinadas a ir desgranando los ocho tomos (o eso me gustaría). 'El Castillo de las Sombras' tiene un claro cometido de introducción a la misma y de presentación de sus personajes recurrentes. Es seguramente el más sencillo –y el más flojo, dicen– de todos ellos, pero ya a lo largo de sus 156 secciones (más las 11 correspondientes al Mundo de los Sueños, el prólogo y el epílogo) se aprecia la genialidad del señor Brennan. Nuestro objetivo es simple: la Reina Ginebra ha sido secuestrada por el diabólico hechicero Ansalom, así que a Merlín no se le ocurre otra cosa que elegir a Pip, mozalbete que vive en una granja a las afueras de Camelot, para rescatarla (los caballeros de la Tabla Redonda están demasiado ocupados para estos menesteres; vamos, maniobra de escaqueo total por su parte). El jugador, obviamente, es la persona que Merlín trae desde el periodo contemporáneo al artúrico por medio de su sortilegio para ejercer el papel de Pip (nombre singular, por cierto, que entre otras acepciones tiene la de cada uno de los puntitos de la cara de un dado). El chico, hijo adoptivo del granjero John y de su esposa Mary, es un poco disperso y no demasiado listo, pero también es recio y servirá bien a los planes de Merlín (porque, a ver... ¿cuánto duraríamos nosotros, con nuestros desgarbados cuerpos, en esos tiempos de caballeros y dragones, eh..?)

Nuestro equipo para llevar a cabo la difícil empresa

Como decía antes, la introducción enseguida entronca con la aventura en sí misma, y las reglas se van explicando durante su curso más que al principio mismo de la historia. Nuestro atributo principal son los Puntos Vitales y para obtener su número disponemos de tres tiradas de dados para quedarnos con la que sea más favorable. Anotamos estos y nuestro equipo en el Diario de la Búsqueda (el acostumbrado inventario, que viene también con una plantilla para el registro de los combates). Aunque esta primera aventura promete no pocos desafíos, no podemos quejarnos de que Pip vaya a emprenderla precisamente desprotegido: contamos con bastantes dosis de pociones y ungüentos, provisiones, un utilísimo justillo de piel de dragón (restará 4 puntos de daño cada vez que nos impacte un enemigo) y la que sin duda es nuestra mejor pieza del equipo, nuestra espada Excalibur Junior –una versión reducida de la que posee el mismísimo Rey Arturo– que proporciona un daño adicional de 5 puntos en cada golpe que acertemos con ella y que…¡habla! Sí, amigos, a lo largo de la misión probaremos lo que supone llevar a cuestas una espada parlante (con aracnofobia, para más señas). E.J. se convertirá de algún modo en un personaje más que nos hará compañía en la mayor parte de nuestras correrías por el Reino de Avalón. ¡Incluso contamos con algo de magia (un poco primitiva aún en este tomo), en forma de dedos y bolas de fuego! Armados de esta guisa ya estamos listos para comenzar la exploración de los bosques, en primer lugar, y posteriormente del Castillo de las Sombras, con sus oscuros cubiles, cámaras, pasadizos secretos, patios y tenebrosas mazmorras donde Ansalom tiene retenida a la encantadora Ginebra. La ambientación y puesta en escena conseguida, en buena medida gracias a las magníficas ilustraciones de Higgins, es excelente.

El castillo de las sombras del hechicero Ansalom

Hay muchas cosas innovadoras en La Búsqueda del Grial. Su sistema de combate, es verdad, no es nada del otro mundo; la típica sucesión de tiradas de 2D6 por Pip y por sus enemigos, con el método de sustracción de puntos por exceso o defecto de unos valores dados (teniendo en cuenta los modificadores de las armas, armaduras, objetos especiales, etc., así como los atributos de cada criatura, o de nosotros mismos si estamos bajo algún efecto concreto). No está nada mal, si lo comparamos con el paupérrimo procedimiento de Lucha-Ficción, sin embargo. Por cada enemigo que derrotamos y por cada enigma que resolvemos, se nos otorga un punto de experiencia (al llegar el cómputo a 20 se convertirá en un Punto Vital Permanente a sumar a nuestro total inicial). No siempre tendremos que empuñar a E.J. para salir airosos de una situación (podemos, por ejemplo, intentar conseguir una reacción amistosa e incluso sobornar a nuestros enemigos con el oro y joyas que nos encontremos por ahí), pero cuando la lucha sea la única salida y tengamos que plantar cara en los siniestros pasillos del castillo de Ansalom a toda clase de bichos y contrincantes, las pócimas curativas pueden llegar a sacarnos de un apuro. Y también echarnos un ratito a descansar..., o no. Porque en teoría durmiendo recuperamos puntos vitales, pero Brennan concibió una macabra broma llamada El Mundo de los Sueños, un apartado separado del resto de secciones del libro donde podemos caer si no tenemos suerte con los dados. Y si estos nos conducen allí, es muy probable que ya no volvamos a despertar.

¿Me creéis ahora cuando digo que Herbie es un capullo divertido? A pesar de que no es especialmente difícil terminar con buen pie este primer número, a menudo comprobaremos el nivel de sadismo al que llega el autor debido a las abundantes trampas y acertijos que nos plantará en pleno camino. Algunos de ellos son, verdaderamente, de una crueldad inusitada para el sufrido Pip, pero no obstante uno de los puntos fuertes de esta aventura y de las siguientes son los enigmas, acertijos y charadas extravagantes de todo pelaje (como a las que nos someterá el sin par Diablo Poético). Lo que es seguro es que nuestras peripecias sólo pueden tener dos finales posibles: una única sección, que conduce a El Triunfo de Pip y supone nuestro jubiloso regreso para saborear las mieles de la victoria, o la fatídica Sección 14. Este párrafo, de finalidad común a los 8 libros, es el lugar al que irán a parar nuestros huesos cada vez que resultemos muertos (y, ya de paso, donde Herbie se ensañará con sorna en nuestra desgracia). Desafortunadamente, la visitaremos a menudo.

Las trampas más letales se extienden por todo el lugar

En cualquier caso, J.H. Brennan, como perro viejo plenamente consciente de la forma en que se suelen encarar los librojuegos, esto es, haciendo a menudo trampas o saltándose combates, estimula al lector a intentarlo de nuevo tras un eventual fracaso. Así, las reglas parecen diseñadas para permitir, y hasta en cierto modo empujar, al jugador a eludir algunos de los aspectos más molestos y usuales del género. Por ejemplo, cuando nos permite hacer tres tiradas para decidir nuestros puntos vitales, o ignorar a los enemigos caídos y las trampas descubiertas en tentativas anteriores al iniciar una nueva partida. También al incitarnos reiteradamente a confeccionar un mapa a medida que avanzamos, una recomendación que en esta primera aventura se revela básica, a riesgo de perdernos entre los muros del castillo, y doblemente práctica además por cuanto nos concede –una más de esas "facilidades"– la posibilidad de regresar a una sección anteriormente visitada si llegamos a un punto muerto. Sin duda, estas ayudas reducen el desaliento y la frustración que a veces supone tratar de concluir un librojuego con éxito y evitan caer en el vicio de hacer trampas.

No todos los moradores del castillo buscan nuestro mal, ¿o sí? ¡Qué dilema!

Por no deshacerme en parabienes me veo en la obligación de resaltar también algunas cuestiones donde la serie pincha. Para empezar, para aquellos que nos gusta generalmente seguir las reglas al pie de la letra (aunque seamos minoría) son un poco desconcertantes cosas como el dar por eliminados a los adversarios vencidos en partidas previas, o poder dar marcha atrás en las secciones recorridas (que viene a ser un modo legal de la costumbre de leer una sección y, si no te convence lo que te va a ocurrir, elegir otra de las opciones). Recuperar puntos vitales no suele constituir un problema gracias a las muchas pociones curativas que nos suministran al principio o que hallamos por ahí, pero Merlín nos indica que nos restablecemos al ratio de 1PV por hora, sin que en realidad haya en todo el libro ningún modo de medición del tiempo. Algo similar pasa con los puntos de experiencia; es el propio jugador quien tiene que llevar la cuenta de combates y puzzles superados, porque el texto –salvo en contadas ocasiones– no te recuerda que te los has ganado. Recurrir a dormir para aumentar tus puntos vitales es por lo general, además de innecesario, casi suicida, ante el riesgo de ir a parar al Mundo de los Sueños, y las probabilidades de conseguir una reacción amistosa o de que te acepten un soborno son muy reducidas.

Sin embargo, son contrariedades menores frente a una historia que engancha por su frescura, su sentido del humor y una gran cantidad de características originales. Además, el pequeño repertorio de personajes que junto a Merlín y Pip aparecen esporádicamente a lo largo de nuestras andanzas (Arturo, el Caballero Negro, el Rey Pellinore, el Diablo Poético o la misma Excalibur Junior) derrochan una vivacidad inusual para los secundarios de un librojuego.

Una mortífera doncella de hierro yace en la cámara de tortura

No me perdonaría dar por terminado este resumen de La Búsqueda del Grial sin una mención especial al otro gran artífice del renombre de la serie, su ilustrador, el virtuoso John Higgins. Algunos de sus dibujos llevan grabados en mi cabeza desde esas primeras partidas de hace más de dos décadas (¡ay dios, qué mareo da decir esto!). Os puedo asegurar que, con apenas 11 años, sus dibujos de vampiros y de toda clase de monstruos asquerosos llegaban a acojonar de verdad. Pero tampoco se quedaba corto cuando se aplicaba en retratar a fornidos y torvos guerreros, como de esbozar unas herrumbrosas ruinas o un bosque cubierto de árboles nudosos y amenazadores. Algunas muestras de su trabajo las podéis ver en esta entrada y las que le seguirán sobre la colección (lamento la calidad intermedia de las imágenes y, en cuanto me sea posible, intentaré corregir la definición de los escaneos, que no hacen justicia a la magnitud de su obra). Nunca he sabido qué fue de Higgins ni qué derroteros tomó su carrera profesional, pero sólo por su contribución a estos librojuegos que sepa que cuenta con mi más rendida entrega. Las portadas, en cambio, variaron de autoría en función del país donde fue lanzada la serie, siendo Alberto Urdiales el encargado de su elaboración para la edición española con un resultado bastante desigual. Menos mal que tuvimos mucha mejor suerte en lo que se refiere a la traducción: Guillermo Solana encauzó con fortuna una transcripción nada sencilla y supo adaptar los muchos giros y juegos de palabras de Brennan (que no se lo debió de poner fácil con los inverosímiles nombres de su bestiario fantástico) llegando incluso a casar rimas de acertijos y de adivinanzas que de otro modo habrían perdido su significado, apostillando con notas allí donde era necesario, sobre todo cuando aparecían expresiones del folclore inglés y galés. Hay que reconocer que, en líneas generales, Altea contaba con muy buenos traductores.

La vieja editorial –gracias al cielo– publicó los 8 tomos de la colección, que sólo pude completar al cabo de los años. Para mí, El castillo de las sombras, aunque no se trate del volumen más desafiante ni de la aventura mejor planificada (cada número irá mejorando sustancialmente, sobre todo a partir del 3) siempre tendrá un hueco muy especial en mi memoria por los recuerdos de juventud que todavía me suscita. Con La Búsqueda del Grial quedó demostrado que el humor también tiene su lugar en los librojuegos, sin menoscabo de la diversión más puramente dungeon de estos libros. Y aunque quizá muchos nunca hayáis oído hablar de tan mítica saga, en su tiempo conoció verdaderos fanáticos de las hazañas de Pip. Nunca es tarde; buscando un poco por ahí seguro que aún podéis disfrutar de ella. Entretanto, yo iré echando unas partidillas a La caverna del dragón, el siguiente tomo, con el que volveremos sobre esta serie en una próxima reseña. ¿Verdad, Pip?

33 comentarios:

Er-Murazor dijo...

Fantástico post.

Yo leí varias novelas de Elige tu Propia Aventura, y toda la colección de AD&D (los que eran negros). Como soy de pueblo, los de Altea sólo los podía pillar si iba a la capital, y sólo si tenía dinero ahorrado (a mi padre no le gustaba que leyera "cosas de críos" y no colaboraba. Sospecho que temía que terminara como don Quijote de tanto leer cosas raras).

Pese a las adversas circunstancias, pude pillar tres o cuatro libros de Lucha-Ficción (del de la Ciénaga del Escorpión creo que todavía hoy pintaría el mapa de memoria si me pusiera a ello xD). El sistema de lucha no era nada del otro mundo, pero había algunos acertijos o pruebas de habilidad que tela...

De esta serie vi algunos ejemplares, y me llamaba la atención que tuviera cosas como la del "Mundo de los Sueños". Sin embargo, por unas cosas u otras nunca compré ningún ejemplar y es una espina que he tenido clavada durante mucho tiempo. Ahora me han vuelto a dar ganas, porque además tengo entendido que el último o penúltimo libro de la serie sí que era complicado...

Eso sí, no compré ninguno de esta serie, pero conseguí los tres de "Crónicas Cretenses". Madre mía, esos sí que eran difíciles y estaban bien hechos...

PS: El post me ha gustado mucho, que conste. Lástima que los libros de Altea sean inencontrables...

Jolan dijo...

Yo recuerdo ver los Altea todos apiladitos en la librería de El Corte Inglés, y que mi madre sólo me dejaba comprar uno. ¡No veas qué indecisión! :O

Los Lucha-Ficción lo que tienen es que son muy irregulares. Hay títulos muy buenos, pero otros son más simples que una barra pan y sólo consistían en un mata-mata. Aún así, tengo bastantes (de los 18 que se han llegado a publicar en español), pero siempre he pensado que están un escalón por debajo de las otras series de Altea, sobre todo porque al ser independientes unos de otros el argumento no está ni mucho menos tan desarrollado. Pero vamos, que he pasado también buenos momentos con ellos (mi última partida a un L-F fue con Laberinto Mortal).

Tienes razón, me he dejado sin mencionar Crónicas Cretenses, los del lomo azul, que era otra de las grandes series de Altea. Mi problema con esta trilogía es que me falta el primero, y como soy muy completista pues no me ha dado por jugar a los otros dos hasta conseguir ése (y eso que creo que tengo por ahí una copia en pdf...) El verano anterior pasé las vacaciones en Creta y por aquello de ponerme en situación me prometí leer esta serie, y al final, lo he ido dejando y...

Los Altea hoy son inencontrables (o están a precios astronómicos en la 2ª mano). Pero si buscas por la red, encontrarás sitios donde los puedes leer online o en pdf. Aunque la experiencia no es lo mismo, claro. Algo poseían estos libros de mágicos cuando los tienes en las manos (al final va a resultar que efectivamente los libros de La Búsqueda son un sortilegio urdido por Merlín XD).

Me alegro que te haya gustado el post, Er-Murazor. ;) A ver si no tardo mucho en hacer el del segundo libro, y retomo en general el mundillo librojueguil, que esto, como tantas otras cosas, va por temporadas.

Por cierto, sí, el nº 7, Tumba de Pesadillas, es sin duda un librojuego donde Brennan lleva el grado de puteo al jugador a cotas insospechadas!

lasthome dijo...

Algún día tengo que darles una oportunidad... como la mayoría de los que sumamos más de treinta años he pasado muchas tardes de verano con los dados en una mano y el lápiz y la goma en la otra (como sujetaba el libro es un misterio) viviendo increíbles aventuras ya sea encarnando al Analandés, al último de los Kai o al héroe Cretense, de los rojos solo recuerdo: hacia donde te diriges al este o al oeste... detrás de este pasillo te espera una muerte horrible, aquí termina tu viaje y tu aventura FIN. Mira tu por donde los libros "marrones" nunca me atrajeron, pero al leer tu entrada me ha entrado el gusanillo.

Jolan dijo...

Eso que comentas resume bien en qué consistían algunos de los Lucha-Ficción que llegaron a nuestro país, pero también es cierto que en U.K. la colección alcanzó muchos números (como sesenta y pico, creo) y que algunos eran de una calidad bastante mejor.

De todas formas, los de La Búsqueda del Grial, junto a los de Lobo Solitario, siempre han estado entre mis librojuegos favoritos.

Loren dijo...

¡Pedazo de entrada! Yo la verdad es que sólo pude llegar a jugar a dos títulos de la colección (sólo estaban esos en la biblioteca, y no iba mucho a los centros comerciales de la capital de pequeño), "La Caverna del Dragón", y "El Viaje del Argos". Este último me pareció uno de los libro-juegos más difíciles a los que nunca jugué, demasiados enemigos y unos puntos vitales que bajaban a cero con demasiada rapidez.

Pues me ha servido para refrescar la memoria porque no recordaba lo de El Mundo de los Sueños, aunque sí lo de Excalibur Junior y todo el tono de ironía de la serie, que me parece muy logrado. La espada pasó hace tiempo a formar parte de mi panoplia personal de espadas parlantes junto a la de "El Color de la Magia" de Terry Pratchett. xDD

Los títulos que he citado los tengo fotocopiados (con su gusanillo y todo), que si bien no es lo mismo, algo es algo, menos es nada. Ojalá los hubiera conseguido todos en papel, pero como digo, no fue posible.

Tengo pendiente de que me llegue el primero de la nueva serie de DestinyQuest, del que todo el mundo dice es realmente bueno, que bebe mucho de los MMORPG actuales, con un mapa para elegir misiones, que dicho sea de paso... parece beber bastante del que viene al principio en "La Caverna del Dragón" (segundo de La Búsqueda del Grial).

¡A seguir así!

Jolan dijo...

El viaje del Argos es uno de los más complicados, pero también de los más apasionantes de la serie.

Me interesa mucho ese Destiny Quest; me parece una buena estrategia de mercado para revivir el género, fusionándolo con vertientes actuales como los MMORPG. Por lo que cuentas del mapa, me hago una idea de por donde irán los tiros. Y además, según contabas, hay contenido al que se accede vía web y todo... Espero fotoreseña cuando te llegue!

Loren dijo...

Descuida que lo primero que haré será una fotoreseña, comparándolo con algún que otro libro. :)

Josep Martin Brown dijo...

Ay, qué recuerdos de juventud.
Qué impresionable era entonces.
Por cierto, un homenaje para las bibliotecas públicas infantiles de los 80.

Jolan dijo...

Bibliotecas públicas y colegios hicieron una gran contribución a la difusión de estos libros. De hecho, muchos de los ejemplares que acabaron en librerías de viejo y tiendas de 2ª mano pertenecieron a estos locales y servicios de bibliobus desmantelados.

Saludos, Josep.

Kurgan dijo...

Sólo informar al respetable que DestinyQuest ha sido adquirido por la editorial Gollancz y que se volverá a publicar el primer tomo en versión extendida en mayo. Además, el autor está preparando el segundo para finales de año... Me lo estoy pasando de coña con esta nueva versión de los libro-juegos... Salut

Er-Murazor dijo...

Snif, ya podía alguien reeditarlo en español para los que no sabemos inglés. Pero con el mismo formato que los de Altea, nada de experimentos extraños como los FF y los Lobo Solitario de Timun Mas.

Jolan dijo...

Gracias por la información, Kurgan. ¿Se sabe si existe alguna posibilidad de verlo publicado aquí, con ocasión del cambio de manos de los derechos?

Me uno a tu anhelo, Er-Murazor. Y es que además el formato de los Altea era único e irrepetible. ¡Como oro en paño, los tengo yo!

Saludos.

Kurgan dijo...

De momento, creo que debemos esperar a ver cómo le va a Destiny Quest en una editorial grande: mejor diseño, más tirada, etc. Si es un éxito igual sí que lo veremos traducido, pero tal y como están las cosas en el mundo editorial nacional pocos se atreverán a hacer una apuesta tan arriesgada. El último intento de reedición de Lobo Solitario por parte de Timun Mas a principios de década no funcionó...

En cuanto al tema del formato, comentar que la nueva versión de Destiny Quest creo que rondará las 1.000 entradas por lo que será un libro muy grueso...

De todas maneras, de verdad que se puede disfrutar de Destiny Quest sin necesidad de ser un experto en inglés...

Jolan dijo...

Pues habrá que esperar… Aunque me cuesta creer que otra editorial española se lo plantee… lo de Timun con Lobo Solitario y Lucha-Ficción fue un fiasco total, motivado en gran parte por lo que decíamos: el enfoque sin respetar la esencia de Altea, el cambio de ilustraciones en el caso de LS, el formato… (aún así me hice con los diez títulos que sacaron, ya ves).

De todas maneras, tu comentario me anima a buscarlo en el nuevo formato de esta reedición que va a tener lugar. Mi inglés oral es muy limitado, la verdad, pero a nivel de lectura me apaño mucho mejor. Aún así, todavía tengo tantos librojuegos en español por leer que… meterme un tocho de 1000 secciones en otra lengua me supone un esfuerzo.

Por cierto, a ver si no tardo demasiado en subir la entrada correspondiente a ‘La Caverna del Dragón’ y otras que tengo en mente.

Saludos.

Kurgan dijo...

De verdad que te lo recomiendo, da un nuevo enfoque a los librojuegos y la rejugabilidad se multiplica exponencialmente... Si no fuera por el factor nostalgia, no hay color...

Ya estoy ansioso por leer una nueva entrada tuya sobre La Búsqueda del Grial...

Jolan dijo...

OK, Kurgan, me has convencido, así que buscaré por Amazon esa edición extendida. Por si acaso, te agradeceré que me des el chivatazo cuando sepas de su salida a la venta.

Gracias y saludos! ;)

Glup dijo...

Lo mejor que he visto escrito sobre La Búsqueda del Grial, gracias!! Me has humedecido los ojos y todo..

Para mi la mejor serie de libro-juegos. Y mira que me gustaban la de Brujos y Guerreros y la de crónicas Cretenses... Pero el fino humor de JH Brennan me tenía pillado. A eso le sumas una ambientación muy lograda, sus mundos a veces surreales y absurdos, pero con cierta lógica interna, y las ilustraciones de Higgins...

Solo discrepo contigo en lo del ilustrador de la versión de Altea, Alberto Urdiales. Vale que no sigue el patrón de los dibujos de Higgins, que son insuperables, pero ¿¿has visto las cubiertas de la edición original inglesa?? Dan una imágen de libro del montón, me parecen cutrísimas y muy infantiles... En cambio la cubierta de Altea es otra cosa.

De acuerdo también en lo del Castillo de las Sombras: no es el mejor ni de lejos, pero es el primero, con el que nos introducimos en la serie y tiene una carga especial (y yo lo he perdido!! mierda!!)

Para acabar: ¿por qué al bueno de Herbie Brennan no le dió por continuar la serie?!! 8 libros me saben a poco y ese tio es un genio que escribe libros como churros, ya podía haber retomado la serie... estoy por escribirle :)

Jolan dijo...

Hola Glup:

Como habrás comprobado, yo también soy un fan irredento de Brennan y de su sentido del humor en esta serie. Tiene un toque sin duda especial que la distingue del resto de colecciones de Altea (y eso que el listón de calidad, en lo que a librojuegos se refiere, de esta editorial era muy alto).

Bien cierto lo que comentas de la buena sintonía entre el surrealista mundo de Avalon y la coherencia interna que guarda la narración. Hacía pensar que el autor te estaba tomando el pelo, pero al mismo tiempo uno no podía dejar de admirar su estilo literario y una correctísima ambientación.

Y qué decir de las ilustraciones de Higgins... Personalmente son dibujos que han permanecido en mi cabeza durante toda la vida.

Bueno, yo lo que digo es que Urdiales me parecía un poco irregular. Tan pronto tenía portadas muy sugerentes como algunas para mi gusto algo flojas. El que no tenía perdón de Dios era Ricardo Recio, portadista de Lobo Solitario, que también hizo una de las de La Búsqueda (precisamente la peor, diría yo). Pero te doy la razón en que las portadas extranjeras no están a la altura. Las británicas son simples a más no poder. Y hace tiempo vi las francesas, que eran muy épicas, pero poco o nada tenían que ver con el contenido y significado de los libros.

Como dije en su momento, El Castillo de las Sombras tiene un significado especial para mí, aunque no fuera ni mucho menos el mejor de la serie. ¿Has intentado conseguirlo de nuevo? A veces sale algún ejemplar por ebay y no es de los que alcanzan un precio desorbitado, como los números más avanzados.

Pues fíjate, yo creo que bien está lo que bien acaba. No negaré que me hubiera gustado leer más de Brennan del mismo estilo que La Búsqueda, pero creo que tampoco hubiera querido que la serie se prolongara tanto como, por ejemplo, Lobo Solitario o Lucha-Ficción. ¿Conoces su otra colección de librojuegos en español, la tetralogía Los engendros del demonio, que publicó Alianza?

Si quieres escribirle, te animo a pasarte por su blog. Yo lo hice en su momento y el tipo, tan cordial como lo parece, me respondió enseguida.

Saludos, Glup, y muchas gracias a ti por comentar. Precisamente estos días estoy rejugando La Caverna del Dragón para poder preparar su reseña.

Glup dijo...

Hola Jolan,
No conozco la de Los engendros del demonio más allá de lo que he leído en internet, de hecho nunca vi ninguno de estos libros. Creo que tiene un estilo completamente diferente, aunque también algo novedoso, pero va por otro lado y no sé si me entusiasmaría como la del Grial.
Estoy tentado a leer el primero de la serie Fraerie Wars (El portal de los elfos en castellano creo) de Brennan. No es libro juego, es novela, pero creo que tiene cierto toque humorístico y quizás conserve parte de ese encanto literario tenían las aventuras de Pip.

En mis tiempos leí mucho libro juego, pero de todos los autores, solo uno se me quedó grabado en la memoria, J.H. Brennan. Me lo imaginaba en su "centenaria casita con tejado de bálago" maquinando estas exquisiteces. Quizás me anime a escribirle, la verdad es que me haría ilusión recibir respuesta suya aunque fuese una simple cortesia.

Ya que estamos, una pregunta. Tras recolocar recientemente los libros me entró el gusanillo de jugarlos, y tras leer tu blog, más aún, así que cuando llegue al 7 ya lo veré... pero el caso es que me suena que en ese (Tumba de Pesadilla) era imposible llegar al final?? O algo así. Recuerdo sin duda haberme devanado la cabeza sin encontrar como pasar de determinado punto, intentándolo una y otra vez, haciendo mapas cada vez más detallados... nada. Ya desesperado, recuerdo haber hecho lo que nunca hacía: trampas. Revisando las secciones ¡una a una! a ver si daba con el "hilo roto" que permitía llegar al final...No recuerdo si lo conseguí así, o si acabé con la conclusión de que había un fallo de edición (obviamente el final podía leerlo, pero no estoy seguro de si existía una forma lógica, "legal" de llegar a él). ¿Te suena algo así? Ahora repasando el libro veo una sección sobre puertas secretas, no sé si ahí estaba la clave, no me acuerdo... Pero sí recuerdo la frustración que me produjo el final de este título.
Y encima en la introducción del 8 (La Legión de los Muertos), en la pag. 4, donde lista todos los títulos anteriores, añade un (jeje) justo antes de Tumba de Pesadillas, vamos que el tio sabe que había hecho una gamberrada con ese título. La pregunta es, ¿había realmente algo raro o muy enrevesado en el final de ese tomo, verdad, o es que yo simplemente me bloqueé como un idiota? No me cuentes la solución (si es que la había), que no me acuerdo y creo que intentaré rejugar el libro, pero algo chungo o anómalo había, verdad?

El Castillo de las Sombras lo he visto por 30 euros y me tienta (aunque no ando muy holgado ahora de pelas). Pero estoy por comprármelo en la versión inglesa, para probar (ahora que puedo! jeje) a leer al menos un volumen en versión original, a ver qué tal. Que además están baratísimos, a 1 euro más gastos de envío (menos de 5 euros en total). Si lo hago ya os contaré qué tal. De todos modos creo que acabaré comprándome antes o después también la versión de Altea, para completar y porque no hay color (por lo menos por fuera).

¡Suerte con el Dragón de Bronce!

Jolan dijo...

Reholas Glup,

Los engendros del demonio tiene un tono más serio, más de librojuego épico. La verdad es que los tengo un poco apartados y forman parte de los muchísimos títulos que tengo aún hoy día pendientes de jugar. Creo recordar que en La Búsqueda hay algún guiño a esta serie... ¿o era al revés? Ya no lo recuerdo.

Te entiendo, porque en cuanto tuve noticia de la publicación de Faerie Wars me lancé a leer el primer tomo (efectivamente, El portal de los elfos) con la idea de encontrar en esta trilogía la chispa de Brennan. La verdad es que no pasé del primero. No porque no estuvieran bien escritos, sino que se trata de novelas de fantasía de corte bastante juvenil, y en aquel momento yo ya estaba a otra cosa. Sin embargo, sí recuerdo haber visto alguna ocurrencia al estilo librojueguero en esa novela. Por ejemplo (y sin querer destriparte nada, por si al final lo lees) había un pasaje en el que narraba cómo el protagonista tenía que atravesar un patio de baldosas o algo así, algunas de las cuales escondían debajo un mecanismo explosivo. ¡Por su tono daba la impresión que en cualquier momento te iba a decir que habías pisado en falso y te iba a mandar al 14!! XD

Es curioso cómo a los seguidores de este autor se nos han quedado grabados ciertos detalles en la memoria, como la famosa casita con tejado de bálago, jaja. ¡Por cierto, que el tío creo que actualmente vive en un monasterio irlandés restaurado! Insistiendo en esto de los detalles... si te dijera las veces que busqué sin éxito ese Man, Myth & Magic...

Veamos, al hilo de Tumba de Pesadillas... Para empezar, decirte que yo nunca lo he jugado en profundidad, principalmente porque no fue hasta hace unos años que logré hacerme con él. Precisamente estoy ahora con la idea de rejugar toda la serie e ir comentándolos por aquí para quitarme esa espinita. Eso sí, con lo que implica dedicarse a estas cosas, me va a llevar un tiempo.

Imposible no es; otros jugadores me han dicho que lograron acabarlo. Pero por lo visto es condenadamente duro hacerlo. La clave está en las famosas puertas secretas de las que tanto gusta Brennan, lo que hacía que el éxito dependiera mucho del azar. Unido a que hay trampas por doquier, la tarea es rematadamente difícil. Yo creo que esta entrega es la vuelta de tuerca de la parodia que Brennan hace con el género; una manera de cachondearse definitivamente del jugador. Como bien recuerdas, el "jeje" del listado de títulos del 8º es muy elocuente en ese sentido...

Sin duda en inglés encontrarás estos librojuegos a un precio muchísimo más asequible que en español. Pero teniendo en cuenta los giros y expresiones tan propios de J.H. Brennan, cargadas de ironías y dobles sentidos, supongo que hay que tener un dominio profundo del idioma. Sigue tanteando portales de compraventa, que en algún momento lo verás a mejor precio, y más tratándose del 1º. En todo caso, si me entero de alguno, te lo haré saber. Durante un tiempo tuve un ejemplar repetido, pero lo acabé regalando a otro fan de la saga.

Seguiré este finde con mis andanzas por Stonemarten y con el dragón de bronce. Espero contaros algo próximamente... ;)

Glup dijo...

Hola Jolan,

al final me he decidido y he encargado el Castle of Darkness, en inglés, a ver qué tal. He leído en versión original varios libros de Terry Pratchett y de MacDonald Fraser (por cierto, de este último recomiendo encarecidamente su saga de Flashman, editada en España por Edhasa), así que espero no perderme en las sutilezas, ironías, dobles sentidos y tal de Brennan, pero sin duda algo puedo perder, o si usa demasiadas palabras raras (quizás palabras un tanto arcaicas para dar sabor medieval, no sé) tendré que usar bastante el diccionario. Pero tengo ganas de ver qué tal, pues a veces también se gana bastante leyéndolo en original, pues muchas veces los gags o dobles sentidos no funcionan tan bien en las traducciones. Dicho esto, reconozco que en el caso concreto de la Búsqueda del Grial no me puedo imaginar cómo puede mejorar en inglés, pues creo que la traducción, como apuntabas en tu post, es una autentica obra de arte.

Y por supuesto seguiré atento a la compra de la versión en español, que es la verdadera versión "original" para mi :) (¡no entiendo ni como ni dónde lo perdí!)

Jolan dijo...

¡Estupendo, Glup! Sin duda acceder a la edición original te proporciona detalles a los que nunca llegará una traducción, por buena que sea. Además, si has leído en inglés a Pratchett estarás acostumbrado a sutilezas y expresiones humorísticas como las que usa Brennan. Ya me contarás!

Saludos.

Anónimo dijo...

Los problemas de Tumba de pesadillas son:
a) Lo ridiculamente dificil que es. No es injusto como alguno de lucha ficcion. Simplemente es muy dificil pero consistente internamente. Ademas hacia falta un objeto alejado del sitio de la accion principal. Pero eso era facil de saber.
b) Que la clave para llegar a Grott no esta traducida. Es decir, el mensaje de la seccion 221 (pp. 180) esta en cifrado y en ingles. Al menos en la edicion de Altea que yo tengo. No se si en alguna posterior lo arreglaron.

Jolan dijo...

Además de difícil, es un libro escrito con deliberada mala leche; pero si encima contiene incorrecciones en la traducción de las claves para resolverlo, ya se hace imposible. En cierto modo, es lo que Brennan buscaba con esta entrega.

Saludos.

Anónimo dijo...

¡Muchas gracias por la reseña, Jolan! El espíritu que se desprende de la lectura de estos libros es exactamente el que describes.
Hablando un poco de mi relación con estos librojuegos, debo decir que es muy especial. Para hacerse una idea de cuánto, simplemente diré que hoy, con cerca de 40 tacos, siguen siendo mis libros de cabecera.
Y esto que digo, de que son mis libros de cabecera, cobra todo su sentido si añado que aparte de lector de librojuegos, también soy un empedernido lector de todo tipo de libros. O sea que tengo con qué comparar. Es decir: más allá de la calidad literaria, los libros de La Búsqueda del Grial tienen “magia”, pura y simplemente.
No son solamente una parodia humor socarrón con el escenario artúrico al fondo. No, la Búsqueda del Grial es una declaración de amor por la campiña británica, por la naturaleza llena de verdor en primavera, por los alegres valles y montañas, y por las aventuras llenas de épica y autenticidad. Y cuando Pip entra en una caverna, o en una mazmorra, o desembarca en una isla, o inspecciona unas viejas ruinas, todo eso emerge desde las páginas del libro con una fuerza que ya quisieran para sí otras novelas más “serias”. Y si no, leed el pasaje donde un grupo de gente juega al pogolfit a las afueras de una encantadora aldeíta irlandesa (nº 3 de la colección). Dan ganas de quedarse ahí para siempre, y no continuar con la aventura. Ojalá Brennan se hubiera demorado más en esos párrafos.
Y eso que el primer libro de la serie, me echó para atrás la primera vez que lo leí. Al autor se le notaba dubitativo, inseguro, como queriendo “inventar” algo diferente del resto de los librojuegos, pero sin saber muy bien cómo acometerlo. Le faltaba algo que no terminaba de definirse. Por todas estas razones desistí de comprar el segundo.
Suerte que mi hermana sí se hizo con él, La Caverna del Dragón. Aquello ya era otra cosa: un mapa al principio del libro que te permitía visitar un pueblo entero, casa por casa, y reunir información y objetos que te harían falta para completar la aventura. De repente se rompía la linealidad típica de los librojuegos, como aquella que te inducía ir al este o al oeste como algo definitivo y sin vuelta atrás.
¿Y el tercero? Eso sí que fue un salto de gigante en el diseño de librojuegos.
La Puerta de la Perdición era un sueño hecho realidad: Ahí estaban los “tableros” de las mazmorras, los monstruos errantes en los pasillos, los laberintos que necesitaban llaves para ir abriendo sus puertas, los acertijos endiablados, los hechizos mágicos. Horas y horas recorriendo los tres Pisos del Horrible Reino de los Muertos, alejado ya todo vestigio de linealidad que tenían los librojuegos más clásicos. Era el 3D de los librojuegos.
Y a partir de aquí, la serie fue ganando en calidad, una vez Brennan le había pillado el tono. Increíble la exploración de las islas en El Viaje del Argos. Impresionante el mapa del Reino Secreto, las estadísticas de los enemigos, los planos de Stonehenge y Scroghollow, el almacén de Equipo y Objetos Mágicos de la casa de Merlín. Una obra de arte.
Y el sexto, la Maldición, se desarrolla como una comedia, donde el lío en que se mete el protagonista va de menos a más. Hay que encontrar al Fantasma Grunweazel (dum da dum dum!), pero antes es preciso llegar al Plano Astral, cuya puerta permanece oculta en algún lugar de la Colina de Glastonbury, defendida por el Guardián Wirm, al que hay que vencer con el Escudo del Pendragón, el cual se encuentra escondido en algún lugar del castillo de Camelot, en un baúl que se abre con la llave de cristal, la cual obra en poder del Hechicero Kran el Terrible, quien está preso en el laberinto secreto a las afueras del pueblo, donde un funcionario del Ayto. tendrá que facilitarte la entrada secreta… El colmo de la risa.
Este año visité al fin Stonehenge, en Salysbury. Y es cierto, allí estaba la entrada al Reino Secreto. Sólo que ya con tantos años a cuesta, no pude encontrarla. Pero sé que estaba allí, porque Pip pudo entrar y me lo dijo.

Jolan dijo...

Estimado Anónimo:
Gracias a ti por un comentario tan enriquecedor y sentido. Además, has realizado un resumen muy completo y hasta emotivo de toda la saga en sólo unas líneas.

Por supuesto, estoy completamente de acuerdo contigo en cuanto a la magia que destilan estos libros, la calidad literia de J. H. Brennan (las introducciones de cada título siempre he pensado que son soberbias) y el profundo sentido del humor del autor al describir multitud de las situaciones vividas por Pip. ¡Y pensar que hay quienes consideran estos libros hasta infantiles!

Envidio tu viaje a Stonehenge. También visitar la campiña inglesa y el país de Gales son una de las cosas que un buen día quiero hacer.

He dejado pasar mucho tiempo desde esta reseña sin acometer un nuevo artículo acerca de La Búsqueda del Grial. Una de los proyectos blogueros que me he prometido para el año que está a punto de iniciarse es hablar más sobre librojuegos.

Un saludo.

Ciclópolis dijo...

Buenas de nuevo, Jolan! Antes que nada, Feliz Año Nuevo!

A propósito de los librojuegos de La Búsqueda del Grial, hace unas semanas el propio Brennan anunciaba en su blog que una editorial los va a "trasladar" al formato electrónico Tablets, etc... De momento sólo en inglés, claro.

A mí me da que vamos a asistir a un renacimiento de los librojuegos, ya que hay nuevas ideas que se están llevando a cabo de manera muy original. Ahí esta, p. ej, la serie DestinyQuest, que está haciendo furor (y cuyos derechos para traducir al castellano ha adquirido la Ed. Mundos Épicos); o también Héroes del Acero, de David Velasco. Hay que decir que Mundos Épicos ha creado la división Dark Games para publicar librojuegos en castellano destinados a adultos.
La verdad es que después de todos estos años de "sequía", tras el fallido intento de Timun Mas, comienzo a sentirme optimista.
¡Saludos cordiales!

Jolan dijo...

Feliz año, Ciclópolis!

Estoy al tanto de la noticia sobre la edición electrónica de La Búsqueda del Grial (en efecto, por ahora sólo en inglés). Si no me equivoco, también saldrá pronto en este formato su serie de Firewolf...

¡Ojalá tengas razón y el género renazca un poco en nuestro país! Aunque aún no he podido jugarlo, me parece que 'Héroes del Acero' tiene una pinta formidable. Y espero que Mundos Épicos no se detenga ahí y pronto traigan también los DestinyQuest: sería una grandísima noticia para el panorama librojueguero como no hemos visto desde hace más de una década, tras la intentona de Timun.

Saludos!

Ciclópolis dijo...

Hace un par de días me dirigí por email a Mundos Épicos, para preguntar sobre las próximas publicaciones de librojuegos y para cuándo están previstas. Muy amablemente me respondió el propio David Velasco: "En cuanto a la pregunta que nos hace en relación a futuras publicaciones dentro de Dark Game, muy pronto desvelaremos más información, incluida alguna sorpresa que nadie espera.
Sólo podemos adelantarle que el siguiente libro saldrá muy pronto, antes del verano, y muy rápidamente le seguirán nuevas publicaciones."
¡Excelentes noticias!

Jolan dijo...

¡Qué gran noticia, Ciclópolis! Pero, ¿será esa novedad que 'nadie espera' la primera entrega de DestinyQuest, u otra? Porque los rumores de la publicación de esta primera corren por la red desde hace tiempo...

Espero que no tarden en darnos algún avance y, desde luego, sería muy buena noticia que la colección Dark Game cuente con la regularidad que prometen.

Saludos!

Ciclópolis dijo...

Pues la verdad es que soy bastante optimista al respecto; con todo lo que hemos ido escuchando por estos lares, a mí de da que el próximo libro que saque Dark Game va a ser el de DestinyQuest (La Legión de las Sombras) en castellano. Y puestos a ser optimistas, no me extrañaría que el siguiente fuera la segunda parte (El Corazón de Fuego). Lo que más me anima es pensar que, sea lo que sea, va a llegar pronto (¡antes del verano!).
Ah, y otra primicia: El próximo mes de febrero la editorial Saco de Huesos va a publicar en papel, otro librojuego, "En la Feria Tenebrosa", realizado por varios miembros de NOCTE, y de 300 secciones. ¡Viene acompañado de un dado personalizado!
Todo esto está haciedo que estos días vaya yo con una sonrisa en la cara. ¡El mundo de los librojuegos en España empieza a despegar al fin!
¡Saludos!.

Jolan dijo...

Me he enterado este mismo fin de semana de lo de "En la feria tenebrosa", (en el foro de LSE) poco antes de que posteases la noticia. Estoy sorprendido y esperanzado. ¿En febrero entonces? Espero que no sea difícil conseguirlo; en cuando lo vea a la venta, me hago con él.

Y ojalá lo de Dark Game se confirme también. Esto tiene muy buena pinta... me dejaré llevar por tu optimismo entonces. ;)

Saludos!

Anónimo dijo...

Buenas tardes,

he puesto a la venta el volumen 6 de esta colección por si hay algún interesado en Ebay.

Os dejo el enlace a continuación.

http://www.ebay.es/itm/La-busqueda-del-Grial-6-La-maldicion-J-H-Brennan-/142379055673?hash=item212673fa39:g:KqEAAOSw42JZEz8j

Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...